Horóscopo Chino Caballo


Cinco elementos del Caballo al final 

Las personas nacidas en el año del Caballo son populares y mentalmente rápidas, muy sensuales, sociables y cálidas, observadoras y muy habladoras. Como son excesivamente cambiantes son muy impulsivas en sus modos de actuar. Impredecible, el Caballo es de enamorarse y desenamorarse fácilmente.

A muy temprana edad, se mostrará independiente y seguro de sí mismo, vivaz y enérgico, impetuoso e incluso temerario. Todo le gusta rápido… lo físico, lo mental y hasta la forma de hablar. Es muy difícil que la vida o alguno de nosotros le conforme y satisfaga. Les encantan las fiestas y la actividad social. Se encontrarán donde esté el ruido. Odian y no soportan el silencio. Son decididamente alegres y usan todo su poder de seducción para manipular la voluntad de los que necesitan que les siga. Negativamente polarizado, el Caballo es impulsivo y cabezota, de temperamento explosivo, pero aunque olvida rápidamente sus desmanes, les costará bastante recuperarse a los que estuvieron a su alrededor. Esto le hará perder respeto y confianza dentro de su círculo. Ejerce una presión a veces despiadada, cuando la gente no logra lo que él pretende. El Caballo da muy poco en comparación con lo que exige, porque se vuelve mezquino e infantil, especialmente cuando se trata de su tiempo y su dedicación. Muy “despistado” y olvidadizo en lo que se refiere a asuntos ajenos porque como se siente el “centro del Universo” todo lo que se haga debe ser a “su manera”. Claro, no podemos negar que es el precursor de muchos proyectos y es capaz de convencer al más pintado porque si hay algo que hace muy bien es venderse a sí mismo.

Para el Caballo, la libertad y la búsqueda de la alegría permanente son indispensables. Hasta el punto de volverse agresivo cuando no consigue lo que se propone. A veces espléndido con el dinero, no lo escatima tanto como lo hace con su tiempo y sus energías que quiere siempre disponibles para su imaginación y proyectos propios. Su desconsideración e impaciencia no son deliberados pero no por eso dejan de ser perjudiciales. Movido siempre por sus “sensaciones” tiende a ser “ciclotímico”, pudiendo disfrutar a su lado en los mejores momentos pero teniendo que “escapar” en sus bajones.

Hábil en el arte de improvisar, una vez que se decide es imposible hacerle retroceder y en el clímax de la vorágine laboral, sus horas de insomnio serán más que las de descanso. No hay nada mejor para un Caballito que un trabajo estimulante, donde pueda dejar hasta la última gota de sus energías. Ya que será muy ineficaz si se trata de algo convencional. Si quieres que te escuche ve directo al grano y con sinceridad porque no tiene paciencia para el suspenso ni las intrigas. Cotidianamente hace amigos en los que confiará a medias y abandonará en cuanto le aburran, para volver a aparecer como si nada hubiera pasado cuando así lo sienta. Pueden ser muy sensibles, pero si se enfadan no dudarán en hacer daño con sus palabras. Permanecerá muy poco tiempo en su hogar, lo justo para recargar baterías. Ama la libertad de la naturaleza. Si realmente amas a un Caballo no le encierres.

Puede que la suerte les acompañe con el dinero, pero eso no asegurará su futuro ya que son muy malos administradores. Dicen que no les importa pero en realidad es que confían mucho en su estrella y saben que siempre “alguien” les salvará. Son exageradamente dramáticos y no dudan en decir mentiras “piadosas” si eso les ayuda a convencer a los demás de los que huirán antes de aceptarles un consejo.

Enamoradizo y apasionado, tiene relaciones tormentosas que no terminan muy bien. Solo de adultos y muy a su pesar aceptarán responsabilidades.

El Tigre, el Perro y la Cabra serán sus mejores compañeros de camino en todos los niveles. También pueden compartir maravillosos momentos con el Dragón, la Serpiente, el Mono, el Conejo, el Cerdo, el Gallo u otro Caballo.

Para la Rata, el Caballo es demasiado impredecible y emocionalmente inestable. Tampoco el Buey/Búfalo acepta las incoherencias del Caballo, y su creatividad, más que una virtud le parece una bohemia que le lleva al fracaso.

El Hombre Caballo

Encantadores, versátiles y originales, estos personajes saben cómo conquistar. Son joviales, sagaces y populares, de ningún modo pasan inadvertidos. Su impulso natural los lleva a producir cambios y transformaciones en su entorno actuando siempre con un ánimo contagioso, osado y alegre.

Les agrada el saber y la investigación. Aunque suelen abarcar amplios temas, no necesariamente los profundizan. Su conversación entretenida y erudita reúne fácilmente a los demás en torno a ellos. Son tantos sus intereses que es habitual que realicen múltiples oficios y practiquen más de una profesión.

Elegir y decidir es para ellos un problema, ya que adoran los desafíos y nunca desean perder nada. La seguridad les resulta monótona y su dualidad los impulsa a quebrar su propia armonía; son polígamos, aventureros y cambiantes.

Su imprevisible pero tierna personalidad los lleva a ser cariñosos y protectores con sus seres amados, quienes ocupan un lugar privilegiado en su corazón. Estos personajes, fluctuantes como el clima, van desde el absoluto entusiasmo hasta la decepción en un abrir y cerrar de ojos.

Por su carácter independiente, suelen abandonar el hogar paterno a temprana edad. Tienen un físico privilegiado que los lleva a amar los deportes y la vida al aire libre; su enorme energía e inagotable sed de aventuras los mantiene apegados a la juventud hasta una edad madura.

Notablemente egocéntricos, estos personajes confían demasiado en sí mismos y pueden dedicar su vida entera a perseguir un ideal. Seductores y románticos, son unos eternos insatisfechos.

La Mujer Caballo

Alegres, atrevidas y excéntricas, estas nativas sorprenden con su irreverente estilo de vida. Entusiastas y arrolladoras, poseen una indestructible fe en sí mismas por lo que se juegan enteras en cada uno de sus proyectos. Llamativas e insolentes, se abren paso con facilidad en la vida usando sin problemas sus múltiples talentos para salirse siempre con la suya.

Sus métodos pueden ser creativos y poco ortodoxos. Su carácter inestable, nervioso y exaltado las lleva a tomar por asalto la vida; necesitan de la aventura, y huyen de la monotonía y del aburrimiento.

En el plano sentimental, suelen vivir entre la gloria y el infierno. Despiertan grandes pasiones, pero no les resulta fácil construir relaciones estables. Sus estados de ánimos son cambiantes y su natural egocentrismo no les permite enterarse de las sensibilidades de los demás. Son madres amorosas y protectoras que consienten a sus hijos, pero les exigen obediencia y respeto incondicional.

El Niño Caballo

Turbulentos, alegres y apasionados, estos niños emprenden mil aventuras que muchas veces no terminan. Su tendencia a dejar las cosas a medias resulta complicada a la hora de definir preferencias en sus estudios.

Les cuesta obedecer órdenes y reglas, si se sienten presionados se retiran y ante los límites se rebelan. Su escuela es la propia experiencia: si no viven las situaciones por sí mismos, no logran entenderlas. Sienten una gran atracción por la adrenalina, el peligro los alegra y los desafíos los entusiasman.

Su espíritu rebelde y osado solo puede ser aplacado con dulzura, paciencia y firmeza, ya que si estos niños logran tomar el mando no habrá modo de encauzarlos a una vida estable, segura y serena.

Buenos estudiantes y grandes deportistas, su agilidad y fortaleza los lleva a alcanzar grandes metas si aprenden a ser perseverantes, obedientes y disciplinados.

La Salud del Caballo

El Caballo es, en esencia, saludable. Su constitución fuerte lo lleva a mantenerse sano, a menos que caiga en los excesos propios de la vida nocturna y la glotonería. En ese caso, el estómago y el hígado serían los órganos más afectados.

Como su personalidad es dual, estos nativos podrían desarrollar conductas esquizoides ante situaciones de presión; su psique es más delicada que su cuerpo. Los espacios abiertos y la vida al aire libre son los mejores remedios para su salud.

Son longevos y fuertes, pero su amor por la aventura y el riesgo podrían involucrarlos en accidentes, naufragios o peligros, siendo sus piernas y brazos las partes más vulnerables de su cuerpo.

El Caballo de Metal - 1870, 1930, 1990

Popular, aunque peripatético y rebelde. Demostrativo, impetuoso y osado, será una personalidad sumamente atrayente. Muy susceptible al enamoramiento y muy seductor para el sexo opuesto.
Dotado de una mentalidad fecunda y una intuición aguda, cuando es positivo suele ser sumamente productivo. Será difícil poder mantenerse a su altura, ya que parece que estuviera en todas partes al mismo tiempo. Como cuenta con la bendición de un gran poder de recuperación, el Caballo de Metal nunca estará mucho tiempo fuera de combate. Anda continuamente en busca de emociones y trepándose a alturas que cortan el aliento.

El Metal lo hace más testarudo y egocéntrico de lo que pueden ser otros Caballos. Capaz de ser una corriente proverbialmente burbujeante, Ilena de brillantes ideas, no se destaca en cambio como administrador. Si su trabajo no le da satisfacciones ni lo divierte, ni lo recompensa con algún tipo de estímulo, se volverá indeciso e irresponsable. No puede vivir de una dieta de rutina diaria, y tampoco funciona si tiene a alguien vigilándolo por encima del hombro. Está constantemente ávido de experiencias y oportunidades nuevas. Si es negativo, tendrá una necesidad irracional de libertad, que no le permitirá establecer vínculos personales profundos por miedo de que puedan limitar su libertad o imponer exigencias a su tiempo.

El Caballo de Agua - 1882, 1942, 2002

Un caballo alegre y vivaracho, con excelente aptitud para los negocios, pero excesivamente preocupado por su propio bienestar, status y comodidad. Es muy adaptable al cambio y capaz de llegar a difíciles arreglos sin que se le mueva un pelo. Es un tipo de Caballo nómada y puede ser más inquieto que los demás. Amante de los viajes y entusiasta de los deportes, no dejará que la hierba crezca bajo sus cascos.

También es posible que acostumbre cambiar frecuentemente de opinión y que emprenda una línea de acción totalmente diferente, sin molestarse en dar la mejor explicación. Su mente y sus movimientos se rigen por esporádicos estallidos de acción, nerviosa pero inspirada. Tendrá un delicioso sentido del humor, y cuando se lo proponga podrá ser muy divertido. Elegante y colorido en el vestir, es capaz de discurrir con cualquiera sobre cualquier tema. Cuando es negativo, es pretencioso e incongruente; además, puede exhibir una deplorable falta de consideración hacia los demás. El Caballo de Agua debe aprender a planear a largo plazo y con dedicación.

El Caballo de Madera - 1894, 1954, 2014

Amistoso, cooperativo y menos impaciente, he aquí un Caballo que puede ser el más razonable del lote. Aún así, se resistirá a dejarse dominar. El elemento madera le permite disciplinar mejor su mente y será capaz de pensamiento claro y sistemático. El Caballo de Madera será de disposición feliz, y muy activo en el ámbito social. Divertido y buen conservador, no es excesivamente egoísta y no estará constantemente buscando los titulares. Pero como es progresista, moderno y poco dado al sentimiento, dejará de lado lo viejo para dar la bienvenida a lo nuevo. Los cambios y los inventos nuevos seducen su imaginación, y no le acobarda la idea de probar lo no convencional. Aunque le gustará explorar muchos otros campos, se empeñará en cumplir primero con sus responsabilidades. Fuerte, brioso y entusiasta, el Caballo de Madera no lleva en sí el menor rastro de ociosidad, pero haría bien en aprender a tener mayor cautela y discernimiento.

El Caballo de Fuego - 1906, 1966, 2026

Un Caballo flamante y errabundo, dotado de un intelecto soberbio y de gran magnetismo personal. Se empeña en conseguir los cambios que desea por la fuerza y el puro poder de la voluntad.

Es un doble signo de Fuego (ya que el elemento fijo del Caballo es el Fuego) cuyo producto será un nativo sumamente excitable y de sangre ardiente.

El Caballo de Fuego se altera fácilmente y es demasiado inconsecuente para llevar a cabo tareas repetitivas. Tiene olfato, ingenio y encanto, pero su corriente continua de ideas brillantes lo vuelve sumamente volátil. Su personalidad multifacética necesita multitud de sabores y una gran variedad en su vida. Es más feliz cuando puede llevar una doble o triple vida, o desempeñarse al mismo tiempo en varias profesiones. Le encantará trabajar, se anticipa a la acción y al cambio, y su trabajo es más eficiente cuando él es el responsable. Es raro que acepte la supervisión de otros, aunque sean sus superiores.

El Caballo de Fuego es un buscador de emociones intensas. En apenas un minuto, puede distinguir y enfrentar toda clase de personas y situaciones. Es hábil para resolver asuntos difíciles pero no desdeña una buena discusión. Es un tipo de Caballo bien dotado de ingenio e iniciativa.

El Caballo de Tierra - 1918, 1978, 2038

Un Caballo feliz y simpático, más preciso y de movimientos más lentos. Es posible que sea más lógico, pero menos decidido. Antes de actuar, le gusta considerar todos los aspectos de una cuestión.

Con la Tierra como elemento, será menos brusco. Puede calmarse y aprender a respetar los límites cuando es necesario. Ofrece menos resistencia a la autoridad, pero sigue siendo un animal muy sensible, con excelente olfato para las inversiones. Puede devolver la vida a un negocio tamabaleante y dar impulso a empresas de avance lento. Por más que es de los que miran antes de saltar, también es muy antojadizo con pequeñeces, y no le es fácil tomar una decisión. Es posible que en una ocasión se retraiga y en otra acepte más de lo que puede manejar.

El Caballo y su Ascendente

Nacidos en las horas de la Rata (23:00 a 01:00)

Conflictivos y muy ambiciosos, estos personajes adoran los negocios y las ganancias. Su meta es controlar el entorno- y alcanzar fama y poder.

Nacidos en las horas del Buey/Búfalo (01:00 a 03:00):

Generoso, gentil y cariñoso, este nativo mantiene buenas relaciones con sus hijos y el resto de la familia. Es protector, aclanado y trabajador; el único Caballo que ama el compromiso. Soñador y cariñoso, también es terco y obstinado.

Nacidos en las horas del Tigre (03:00 a 05:00):

Encantador, atractivo y carismático, este personaje nació para destacarse. Suele elegir profesiones arriesgadas que se relacionan con la acción, y se les ve habitualmente participando en deportes y aventuras.

Nacidos en las horas del Conejo/Liebre (05:00 a 07:00):

Elegantes, delicados y glamorosos, se destacan por su exuberancia. Su encanto no permite que pasen inadvertidos, por eso no es raro que se encuentren involucrados en proyectos de gran envergadura.

Nacidos en las horas del Dragón (07:00 a 09:00):

Viven naturalmente entre los dos extremos buscando desafíos y competencias. Sus apuestas son enormes y sus propuestas, visionarias. Sin embargo, no aceptan fracasos.

Nacidos en las horas de la Serpiente (09:00 a 11:00):

Precavidos y cautelosos, estos nativos acechan y observan las situaciones antes de involucrarse. Pero una vez definido el camino a seguir, no se detendrán ante nada.

Nacidos en las horas del Caballo (11:00 a 13:00):

Al duplicarse el signo se producen personajes gloriosos y triunfantes que recorren con seguridad cualquier camino. Son juguetones y optimistas, por lo que seducen fácilmente al sexo opuesto.

Nacidos en las horas de la Cabra (13:00 a 15:00):

Románticos, intensos e idealistas, estos personajes buscan hacer de su vida una gran fantasía. Les encanta ser adulados, por lo que fácilmente resultan manipulados.

Nacidos en las horas del Mono (15:00 a 17:00):

Ágiles, encantadores y astutos, estos intelectuales personajes se destacan por su gran egocentrismo. Su habilidad con las palabras los convierte en grandes conquistadores.

Nacidos en las horas del Gallo (17:00 a 19:00):

Competentes y valerosos, estos personajes ganan con facilidad la confianza de los demás. Perceptivos y alegres, aman las aventuras y se juegan la vida por sus ideales.

Nacidos en las horas del Perro (19:00 a 21:00):

Honesto y leal por excelencia, este gran idealista es capaz de dar la vida por un bien común. Sus relaciones son intensas, apasionadas y obsesivas.

Nacidos en las horas del Cerdo/Jabalí (21:00 a 23:00):

Estos cálidos personajes son amigos de la buena mesa y de las relaciones amorosas, por lo que en su primera juventud vivirán muchos romances, para establecerse en la vejez.

Caballos famosos: Rita Hayworth, Virginia Woolf, Igor Stravinsky, John Huston, Vivaldi, Federico Chopin, Lenin, Isaac Newton, Paul McCartney, Mohamrned Alí, Clint Eastwood, Lord Snowdon, Barbra Streisand, Jimmy Hendrix, Genghis Khan, Búfalo Bill, Don Omar, Rembrandt, Leonid Brezhnev, Theodore Roosevelt, Franklin Roosevelt, Billy Graham, Laura Dern, David Crockett, Carlomagno, Kruschev, Pasteur, Eduardo VIII, Delacroix, Rey Balduino de Bélgica, María Mahor, Robert Duvall, Terry Venables, Robert Stack, José Luis Rodríguez "El Puma", Ernest Borgnine, Lucía Bosé, Katherine Ross, John Carradine, Robert Wagner, Claire Bloom, John Travolta, Joanne Woodward, Felipe González Márquez, Samuel Beckett, Silvana Mangano, Ella Fitzgerald, Lillian Hellman, Claude Chabrol y Oriana Fallaci.

Gracias.



Horóscopo chino del Caballo, cinco elementos del Caballo,  Caballo de metal, Caballo de madera, Caballo de tierra, Caballo de fuego, Caballo de agua,