Horóscopo Leo

23 de julio al 22 de agosto

El espíritu de Leo 

Es de fuego puro y alcanza altas temperaturas como para fundir y moldear oro y otros metales. Enciende pasiones, tiene genio vivo y arranques exagerados, pero es el rey y todo se le perdona. Su brillo es auténtico, por eso se atreve a pavonearse y ser analizado. 

Planeta protector de Leo 

El sol, señor y dador de vida, máxima luminaria de nuestra galaxia sin la cual no existiríamos. La más antigua deidad desde tiempos de la prehistoria y rey de dioses en el Olimpo. Por eso sus nativos parecen estar acostumbrados a que se les rinda pleitesía. Simboliza al rey, al Presidente, en fin, a la máxima jerarquía. 

Se le admira por 

Su porte elegante y porque deslumbra con su presencia, también por su gran inteligencia y su noble corazón. Adora el lujo, las fiestas rimbombantes y triunfar en público. Conoce sus cualidades y las hacer rendir al máximo. 

Signo: fijo y masculino.
Día: domingo.
Piedras: diamante.
Metal: oro.
Características: determinación.
Numero: 1.
Incienso: anís.
Flor: heliotropo. 

Tendencias negativas de Leo 

El Leo se siente de la realeza y se sentirá humillado si alguien con menos inteligencia y habilidades llega a ser su jefe porque secretamente lo desprecia. Orgulloso, sumamente sensible, obstinado y vengativo. Puede ser discriminativo y hasta grosero. Le gusta lucirse y que le aplauden sus aciertos.

Esencia del signo 

Nobleza, energía, magnanimidad. 

Meta principal de Leo 

Brillar en el mundo de los negocios, la política y el arte. Tener mucha gente bajo su mando y tomar decisiones propias. Jamás aceptará un trabajo que no esté a la altura de lo que cree merecer. Sus sueños repetitivos son siempre como héroe y dueño de grandes riquezas. 

Temperamento de Leo 

Conciliador, emotivo y con gran energía. Sentimientos y gustos artísticos. Brusco y zalamero al mismo tiempo. 

Vida sexual de Leo 

Llena de intensos y frecuentes deseos. Su pareja tiene que plegarse a sus deseos y satisfacer todos sus caprichos para tenerlo siempre contento. No hay una regla general que pueda definirlo totalmente porque es impredecible, y ahí, radica precisamente su encanto. Quien se enamora de un Leo, tiene que serle totalmente fiel aunque él no sea precisamente un dechado de virtudes. 

Leo en el trabajo 

Suele ser eficiente, brillante, único. Jamás lo verá encerrado a piedra y lodo. Le gusta lucirse, destacar, que le aplaudan y admiren por su talento. Le gusta llevar la batuta y que sigan sus órdenes al pie de la letra. Por eso es tan difícil que tenga bajo sus órdenes a signos cardinales: Aries, cáncer, libra y capricornio. A estos los tolera solo en otras áreas donde no compitan con él. Los signos mutables o comunes: Géminis, virgo, sagitario y piscis estarán felices bajo su mando. 

Cómo educar a un niño de Leo 

Los hijos del sol solo pueden ser conquistados y educados a base de cariño. Son chiquillos mandones, avispados, orgullosos, exhibicionistas y rebeldes. Sus padres tienen que ser muy comprensivos con ellos y no regañarlos delante de otros para no herirlos ni humillarlos. Hay que tratarlos con respeto y razonar con ellos. Exagerar en los castigos tampoco da buen resultado. Ellos tienen un asombroso sentido de la verdad y la justicia. No se gane su falta de respeto ni provoque su irá. Déjelos brillar. 

Principales peligros de Leo 

Caer en todo tipo de excesos si no aprenden a dominar sus pasiones; ser demasiado engreídos y vanidosos; caer en el despotismo y en la crueldad. 

Enfermedades comunes de Leo 

Fiebres intestinales y reumáticas; dolores de espalda y columna vertebral; trastornos circulatorios, palpitaciones, convulsiones de insolación. 

« Si a ama a un Leo »

Hombre de Leo 

Leo se destaca por su creatividad y su alto grado de originalidad. En pareja es muy noble, generoso y pasional. Le encanta la conquista y los amores difíciles de lograr. En ese terreno es donde el hombre de Leo muestra sus mayores habilidades de seducción. Es muy difícil resistirse a él porque siempre se encarga de encandilar a los demás y porque es muy persistente en sus objetivos. No se da nunca por vencido y no para hasta haber conquistado a su presa. Al hombre de Leo le gustan los dramas pasionales y las grandes demostraciones de afecto. Es un artista natural y dramatiza cada uno de sus sentimientos llegando a la exageración o al exhibicionismo. Vive la vida con intensidad y hay que ser muy fuerte para seguirle el ritmo. Para conquistarlo hay que festejarle cada uno de sus pasos, hay que reconocerle sus méritos y estar siempre a su lado. Por supuesto que, por tu parte, deberás también tener cualidades propias que te lleven a sobresalir. Él necesita admirar a su pareja y quiere sentirse orgulloso de ella, ya sea por su belleza o su inteligencia. Tiene carácter fuerte y tiende a ser muy dominante, pero a la vez, admira a la mujer que defiende sus propios intereses y muestra su propia autoridad.

El nativo de este signo presta mucha atención a todo lo externo y lo social; por ello, deberás cuidar tu vestimenta y la manera como te desenvuelves en público. Si te sientes mal frente a tanta exhibición, deberás olvidarte de él. Es muy celoso y posesivo, no tolerará que sonrías a los demás ni que te brindes demasiado. Le gusta sentir que todos admiran a la mujer que lo acompaña pero que él es el único hombre que puede estar cerca de ella.

Tiene mucho sentido del humor y le encanta reírse de todo. También es deportista y muy inquieto. Tiene toda clase de amigos y le gusta participar de clubes o asociaciones con prestigio social. A pesar de que es muy seductor, cuando forma una pareja lo hace con la intención de que sea para siempre. Recuerda que un rey busca una reina para compartir su trono.

Mujer de Leo 

Para enamorarse ella necesita admirar al hombre. Jamás puede enamorarse de un hombre que no tenga cualidades personales que lo lleven a ser distinto, diferente y sobresaliente. Ella siente internamente que merece lo mejor y está dispuesta a encontrarlo. Le gusta ver en el otro sinceridad, poder de decisión, ambición e inteligencia. La mujer de Leo es pasional y muy leal al amor; una vez que elige, lo hace para siempre y requiere la misma lealtad de su pareja. Estará siempre dispuesta a hacer todo lo necesario para sacar su hogar adelante. No se rendirá ante ninguna crisis o problema que aparezca porque su mentalidad es la de una mujer triunfadora.

Para empezar, debes ser honesto contigo mismo y ver si en tu personalidad tienes cualidades que puedan llegar a sorprenderla o si no eres demasiado débil frente a su autoridad. La nativa de Leo necesita admirar al hombre y busca alguien más fuerte que ella. Para conquistarla hay que invitarla a lugares caros y lujosos. Siempre debes elegir lo mejor y mostrar clase. En el fondo, a ella no le interesa el dinero sino la lealtad. Más allá de los lujos, a la mujer de Leo le encanta divertirse; tiene un gran sentido del humor, le gusta bailar y compartir una gran vida social. Quiere estar en el centro, participar de todo lo mejor. Cuando la mujer de Leo se siente incómoda no lo disimula, muestra desagrado o altanería. Si no tiene interés también se le nota.
La mujer de Leo es pasional e intensa en sus afectos y necesita de las grandes demostraciones de amor. Si vas a regalarle flores, que sea el ramo más grande y más vistoso. Expresa abierta y públicamente tus sentimientos hacia ella. Aunque la conquista no es fácil, si lo logras, tendrás a tu lado a una de las mujeres más leales del zodíaco.

Gracias.